Altos mandos de la Policía Nacional repudiaron este ataque a una comisión de uniformados que custodiaban a un juez de restitución de tierras en la vereda Tibolí.

El deceso del otro patrullero de la policía que hacia parte de la comisión que custodiaba a la Unidad de Restitución de Tierras, en zona rural de Tuluá, fue confirmada por galenos del centro asistencial donde recibía atención médica.

Se trata de Richard Steven Valdés Anacona, de 32 años de edad, miembro de la Policía Nacional que pierde la vida tras ataque perpetrado en zona rural de Tuluá, en la tarde del viernes 23 de julio.

Como se recordará, la primera víctima identificada como Ricardo Andrés Álvarez Cardona de 27 años, oriundo de Palmira murió en el lugar de los hechos.

De Álvarez Cardona, se pudo establecer que llevaba siete años en la institución y será recordado por su don de servicio a la comunidad, “él era un joven muy alegre, una gran característica de él, muy responsable con su trabajo y siempre estaba dispuesto a servir”, expresó uno de los policías heridos quien recordó a su compañero.

Ataque

El ataque con explosivos y presuntamente con ráfagas de fusil, se presentó en horas de la tarde en el sitio conocido como Remolinos, de la vereda Tibolí, entre la vía que de San Rafael conduce a Tuluá.

El director de la Dirección de Carabineros y de Seguridad Rural de la Policía Nacional, general Jesús Alejandro Barrera, expresó que, por este atentado perpetrado por un grupo al margen de la ley, se ofreció una recompensa de hasta 100 millones de pesos, que conduzca a la captura de los presuntos responsables.

Finalmente, la Administración Municipal a través del secretario de gobierno han emitido una voz de alerta a las autoridades nacionales sobre la presencia de este grupo subversivo en esta zona del país.

“Desde marzo del año pasado el señor alcalde John Jairo Gómez Aguirre ha presentado ante la Defensoría del Pueblo una alerta temprana que se ha dado el radicado con número 046, donde se ha trabajado articuladamente tanto con Fiscalía, fuerza pública, Defensoría del Pueblo, desde el orden nacional y departamental todo lo que se ha requerido para dar la trazabilidad a esta alerta que desde marzo nos tiene supremamente preocupados, pero que se han adelantado programas metodológicos tanto de carácter investigativo, como operativos”, añadió el secretario de gobierno de Tuluá.

El vehículo tipo camión donde se transportaban los uniformados cayó por un barranco y quedó en la ribera del río luego de que el conductor, al intentar repeler el ataque, perdiera el control del vehículo. Al parecer, este automotor fue incinerado en horas de la madrugada de este sábado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *