La profesional en salud, fue despedida por sus compañeros de labores a las afueras de las instalaciones del centro asistencial donde laboraba.

Hay conmoción por el suicidio de una enfermera registrado en el barrio Marandúa en Tuluá.

La mujer fue hallada muerta al interior de su vivienda ubicada en la calle 25D frente al número 10-28 del mencionado sector.

Se trata de Paola Murillo Velásquez, una enfermera de 32 años que laboraba en la Clínica San Francisco de Tuluá.

Hasta ese sitio llegaron funcionarios de la policía judicial quienes se encargaron de realizar la inspección del cuerpo de la profesional en salud.

Por lo pronto se desconocen los motivos que tuvo Paola Murillo para quitarse la vida, toda vez que no dejó escritos, ni cartas donde manifestara la intención de suicidarse.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *