La medida rige a partir de este miércoles, y busca frenar el acelerado contagio por esta enfermedad no solo en el municipio, sino en el departamento del Valle.

El anuncio lo hizo el coronel de la reserva activa de la policía nacional, Jorge Alexander Gallego Chávez, secretario de gobierno, seguridad y convivencia ciudadana de Tuluá, al término de una reunión en una mesa técnica donde se evaluó el toque de queda nocturno durante el fin de semana comprendido entre el 26 a 28 de marzo.

“Con autoridades como Fenalco, cámara de comercio, secretaria de salud y policía nacional hemos analizado la situación de Covid 19 en Tuluá y a partir de este miércoles 31 de marzo, habrá toque de queda en la ciudad desde las 10:00 p.m. a 5:00 a.m. paulatinamente hasta el lunes”, expresó el titular de la cartera de gobierno de la Villa de Céspedes.

La determinación se establece acogiendo las directrices de la gobernadora Clara Luz Roldán González quien hizo un llamado a los 40 alcaldes del Valle del Cauca, excepto Cali y Buenaventura por ser distritos especiales, para que expidan los decretos que ordenen el ‘toque de queda’, tal como lo indicó el gobierno nacional.

De acuerdo con la instrucción de los ministerios de Salud y del Interior, los municipios por encima del 70% en ocupación de camas UCI deben acogerse a esta medida, y el departamento está en un 83%. “Ya el 100% de los municipios del Valle tenemos que acatar esta disposición”, precisó la primera autoridad del Valle del Cauca.

“Esto tiene que preocuparnos mucho porque el Valle del Cauca venía arrancando la semana con el 71%, veníamos manejando una meseta y una estabilidad. Nos estábamos preparando porque íbamos a tener un pico, pero no tenerlo antes de Semana Santa porque no ha arrancado la Semana Mayor y ya las cifras se están incrementando de una forma considerable”, aseveró Clara Luz Roldán.

Sin pico y cédula en Tuluá

Por su parte, el secretario de gobierno de Tuluá, Jorge Alexander Gallego, expresó que “el consumo de licor en sitios públicos continuará prohibido, sin embargo, el expendio y venta de bebidas alcohólicas se podrá realizar solo en los horarios comprendidos. Los restaurantes a partir del toque de queda podrán laborar a domicilio con puerta cerrada”.

Para hacer efectiva la medida se contará con los patrullajes por parte del Ejército Nacional y Policía, donde se recomienda a la ciudadanía cumplir con la medida.

Finalmente, Gallego Chávez insistió que en las 172 iglesias que están constituidas en Tuluá, no podrá realizarse procesiones, eventos que conlleven a aglomeraciones y respetar el aforo permitido para ceremonias litúrgicas de manera presencial en los templos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *